PROTEJAMOS A LAS NIÑAS

La violencia sexual traumatiza a las niñas.
Un embarazo forzado las violenta de nuevo. Pongamos fin a
la violencia y a la indiferencia, cuidemos a nuestras niñas.



LA SITUACIÓN



Tan solo en el último año, 3,257 niñas fueron víctimas de violencia sexual. Es decir, cada día 9 niñas son agredidas sexualmente, muchas de las cuales resultan embarazadas.

Estas niñas están en grave peligro. La violencia sexual por sí misma tiene consecuencias devastadoras en la vida de las niñas. Cuando esa violencia resulta en un embarazo, los efectos se multiplican. Sus cuerpos y sus mentes no están completamente desarrollados, por lo que obligarlas a seguir con el embarazo no sólo las traumatiza de nuevo, sino que puede poner en peligro su vida.

En las niñas, el riesgo de morir durante el embarazo y el parto es hasta cinco veces mayor que en las mujeres adultas. Incluso si sobreviven al embarazo, dar a luz a una edad tan temprana pone en riesgo su capacidad de tener hijos en el futuro, cuando estén preparadas física y emocionalmente. Además, a estas niñas les roban la infancia, y a menudo se enfrentan con un futuro de pobreza y abandono. Las consecuencias de la violencia y el abuso que enfrentan son tan graves que el suicidio se ha convertido en una de las causas de muerte entre las niñas y adolescentes embarazadas o que han dado a luz.

Mientras trabajamos para evitar la violencia sexual, también debemos proteger a las niñas que ya han experimentado este trauma. Juntos podemos crear un mejor futuro para ellas.










Somos un grupo de ciudadanos y organizaciones en Guatemala que nos hemos unido para proteger y apoyar a las niñas frente a las consecuencias devastadoras de un embarazo producto de violencia sexual.

Creemos que todas las niñas deben tener la oportunidad de vivir una infancia feliz y saludable para alcanzar su máximo potencial. También consideramos que las niñas que han enfrentado violencia sexual ya han sufrido demasiado. Obligarlas a seguir con un embarazo que pone en peligro su salud física y mental, su fertilidad futura y sus vidas no las protege, sino que les causa un daño significativo y las traumatiza a ellas y sus familias una y otra vez.

Hay mejores alternativas para nuestras niñas que los embarazos forzados que las privan de un futuro mejor. Nuestras diferentes experiencias y puntos de vista son una oportunidad para encontrar, a través del diálogo, más y mejores caminos para avanzar.













“ESTAMOS A FAVOR DE LA VIDA DE CIENTOS DE NIÑAS QUE ESTÁN SIENDO OBLIGADAS A TENER EMBARAZOS FORZADOS CONSECUENCIA DE VIOLACIONES”


DR. VINICIO DEL VALLE, MÉDICO


Conoce más



ÚNETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN SOBRE CÓMO PUEDES PROTEGER A LAS NIÑAS.


¡INICIA LA CONVERSACIÓN!



En mi familia somos católicos. Mi papá siempre fue muy conservador hasta que yo sufrí una experiencia muy dura. Dos hombres me asaltaron, me retuvieron y me tocaron a la fuerza. Yo logré resistir para que no me violaran y que finalmente me dejaran ir. Fue una experiencia muy dura. Mi familia me acompañó a denunciar y me dio el amor y el apoyo para superarlo. Algunos meses después estábamos conversando en la mesa sobre qué pensábamos de la interrupción del embarazo y me impresionó mucho ver el cambio de mi papá. Nos dijo que ahora entendía que ninguna mujer o niña debe ser obligada a tener un hijo no deseado, menos si fue producto de una violación. Después de lo que me pasó a mí, él pudo generar más empatía por la realidad que sufren las niñas y mujeres.

Marisol Santizo, estudiante de psicología.


HABLAR DE ESTOS TEMAS PUEDE SER DIFÍCIL. PERO NUESTRAS NIÑAS NOS NECESITAN.
TENEMOS QUE ROMPER EL TABÚ PARA CREAR UNA VIDA MEJOR PARA LAS NIÑAS.




Conoce más sobre la situación de la violencia sexual y los embarazos en niñas.

Descarga esta aplicación gratuita que te permitirá obtener más información y denunciar casos de violencia sexual.